28 de abril de 2009

¿Qué es la amistad? ¿Qué es un buen amigo?

Ahora mismo. En este momento. Quiero vapulear el concepto de amistad. Aquellos que no puedan soportar este ataque dialéctico no sigan leyendo. ¿Por qué? Porque puede ser cruel.

¿Qué es eso? ¿Lo saben ustedes? ¿Les suena el concepto amistad o amigo? ¿Les suena amiga?
¿Quizás la amistad es dar la razón ciegamente? ¿Es el silencio? ¿Es lealtad ciega ante los actos y comentarios de la persona que se aprecia? ¿Quizás la amistad es una manera de defendernos de los que nos pueden hacer daño? ¿Hacer daño? ¿Miedo? ¿Es el miedo a los otros el origen de la Amistad y la Asociación? ¿Es la amistad dar cobertura en el engaño y la mentira ante otro amigo o ser querido? ¿Es la amistad un tipo de útil, o herramienta, para los intereses de alguien? ¿Un elemento de manipulación? ¿Es eso; o no es eso? ¿Seguirían ayudando a un amigo que ya no lo es? ¿Le querían de verdad o solo lo necesitaban para usarlo o usarla?
¿Qué es la amistad? ¿Seguro que lo saben? ¿Seguro? Pues ya saben más que yo.
Me parece que muchos de ustedes no saben ni conocen el autentico concepto del termino. Lo siento. Rásquense, rásquense, si pueden, en su océano de contradicciones y dentro de sus complejos ocultos.
¿Tienen ustedes amigos? ¿Están seguros de ello?

Quizás la amistad y la conservación autentica de esta es lo realmente difícil; porque la amistad... La amistad no es lealtad ciega. Negativo. Eso es sumisión. La conciencia siempre debe estar despierta y la mente debe ser crítica dentro de la construcción de nuestro mundo con los demás (y las demás –lo siento pero no voy a usar la @-). Nuestro mundo necesita de relaciones afectivas distinguibles de las familiares y las de pareja (homo o heterosexual; aunque de las relaciones homosexuales hablaré otro día desde el respeto y aceptación).

Porque, sinceramente, sin amigos (independientemente de su calidad y autenticidad) estamos más solos aún…Y la soledad nos abruma; incluso nos aburre; nos asusta. ¿Soledad? ¿Amistad? Me río de mí mismo, por no hacerlo de nadie y ofender, en lo más profundo, a cualquier lector de esta hez de hoy. Pero era una hez que, tarde o temprano, expelería. Y no huele mucho.

¿La amistad se deshace como una montaña de arena? No. Recuerden a los tres cerditos. Depende de la solidez de la relación. ¿Es su amistad sólida? ¿Muchas preguntas? Si, demasiadas. Me estoy asustando de mi mismo. Me doy miedo…Cuando empiezo a teclear lo que me sale de dentro; de mi interior (esté donde esté).
Tengo una respuesta muy clara y solo es la mía.
¿Sigo haciendo preguntas o comienzo?

En fin; voy a comenzar por la amistad con las mujeres (cuidado; te has declarado misógino). Para mi es la más sencilla de explicar. Precisamente, por eso, las he ido perdiendo; o las veo poco. Resumiendo y siendo transparente (porque estoy cansado de tantas cortinas y miedos al que dirán) cuando he tenido muy buenas amigas me he enamorado de ellas. ¡Si! ¡Me he enamorado! O ¿Solo quería hacer el amor con ellas? Desde mi visión me he enamorado en el día a día, no puedo decir otra cosa. Como cuando he tenido sexo he tenido que pagar, como he dicho anteriormente, comprenderán donde ha ido, siempre, mi amistad con las mujeres. Pues, a tomar por saco. Alguna vez se ha salvado la amistad porque ha habido un distanciamiento y después de los años una leve, y poco frecuente, aproximación. No obstante no saben esas pocas amigas, que aun tengo, que no me importaría hacer el amor con ellas. Bueno con cada una de ellas en un momento diferente. Vale. Vale.

La ventaja de la amistad con una amiga, independientemente de la solidez de la relación, es que la presencia femenina cerca de uno es un regalo. Tengo que escribir también que no he querido copular con todas las amigas que he tenido; ¡Tampoco es eso! Pero si con la mayoría de las mejores amigas que he tenido en mi vida. Eso si. Casi todas, pero no todas. Cualquier agujero no es trinchera (variacion de una frase que escuché a un Triguereño hace muchos años).

Ahora viene una pregunta clave para mí. ¿Ayudarías a una amiga, que has perdido totalmente en el pasado, si llama a tu puerta? Siento decir que, si esta en mi mano y es sincera en su petición de ayuda, la ayudaré. Observen; no ayudaré de forma ciega; he puesto la condición de sinceridad. Lo siento pero la picaresca siempre esta ahí fuera y tampoco se trata de ser tonto. ¡Ayudaré con la condición de sinceridad y transparencia! Ayudaré como buenamente pueda si la condición se produce y tengo recursos. Decir esto me asusta ¿Recursos? ¿Sinceridad? ¿Antigua Amistad Desmantelada? Porque en el fondo, casi siempre, tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. Pero un amigo puede dar empujones a una antigua amiga para que reinicie su camino (Hummm…empujones). Y ante la pregunta ¿Te acostarías con una amiga del pasado, momento en que la deseabas con intensidad, que llamase a tu puerta? Ahora mismo. Ahora mismo. ¡Siiii! Con su consentimiento, por supuesto. Me gusta la idea de compartir amistad y sexo. Con el riesgo que supone. Un riesgo dialéctico que forma parte de mi “proyecto esperpento” donde hablo de estos asuntos tan escabrosos e íntimos. ¿Íntimos? Bueno teóricamente íntimos.

Ahora es el turno de la amistad con los hombres; con los amigos. Un tema más complejo porque no hay tetas por medio, ni caricias, ni deseo de las susodichas (o sea ni deseo de tetas, ni de caricias, ni etc.) Normalmente cuando dos amigos hablan tienen pocos pelos en la lengua y hablan sin temor o sin prudencia. Sinceramente es una liberación desprenderse de los protocolos y expresarse libremente sin miedo a meter la pata. Mi amigo L sabe mucho de eso. Lógicamente los amigos que se expresan y se presentan como son contribuyen a una relación saludable. Cuando hay ofensa mandas un tiempo el colega a tomar por saco. Después haces las paces y, normalmente, todo sigue igual.

El problema entre colegas es más espeso cuando se compite por la misma mujer. Entonces, entonces todo se complica. Aquí mi amigo LL se lleva la palma. Y más aún cuando el asunto se repite sistemáticamente. Entonces, la amistad peligra en su estatus quo. No tiene porque perderse; pero muta en el sentido de que cuesta salir con tu colega y su parienta cuando su parienta te gusta a ti. O sea cuando te gustaría copular con su compañera sentimental del momento; es decir copular con la amada de tu amigo. Es, claramente, un marrón. Esa situación es crítica. No en el sentido violento sino en el sentido del mantenimiento de la relación tal cual era. Y la violencia debe ser cero si los colegas se aprecian y respetan verdaderamente. Pero la relación tiene que cambiar. He hecho mis experimentos mentales y prácticos; y es una putada; pero dos tetas pueden más que dos carretas. Una mujer puede mandar, para siempre o temporalmente, una amistad entre hombres a la porra. Por supuesto hablo por mi experiencia. No puedo escribir apoyándome en las experiencias de otros u otras; no soy telépata. A veces pienso que mi colega LL y yo acabamos compitiendo siempre por la misma mujer;y es una incomodez…Por no usar otra palabra. En definitiva acabas cansado de una situación que es tan frecuente. Acabas hasta las narices…

Desde el exterior de estas reflexiones puede expresarse, de forma congruente, el siguiente argumento:

¡Que decida ella!
Si, vale, que decida.
¿Pero?... ¿Y si no es a mi?
¡Cago en “ tooo”!

También puede interpretarse que los dos colegas, LL y yo en este caso, somos gays. Pero eso no es así, al menos por mi parte y, que yo sepa, por parte de LL.


Total que la relación de amistad entre amigos, siempre desde mi visión de las cosas, puede durar muchos años y ser muy sana. También puede disiparse simplemente en el tiempo sin incidentes por cambios en la situación familiar del amigo (cuando se casa). Y ocasionalmente la relación entre amigos puede ser demasiado absorbente para alguno de ellos.

Pero, con la franqueza como bandera, casi todos los problemas se resuelven. Porque un amigo siempre esta ahí para escucharte y discrepar. ¡Discrepar! No para dar la razón… ¡No estamos vendiendo laminados! ¡Ojo! ¡No estamos buscando que nos ayuden! Eso no se espera, simplemente llega. ¡Cuidado! Les recuerdo que la mentira es una herramienta muy usada. ¡No la usen en las relaciones de amistad! Porque la amistad va a durar menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Y ahora viene una reflexión final… Cuando estaba con mis amigas, esas con las que quería copular si me hubiesen dejado, no solían tener amigas duraderas…Pienso que las mujeres tenéis más problemas en mantener una amistad cuando manipuláis. ¡No manipuléis! Eso era antes, cuando estabais en un segundo plano. Pero eso terminó. Hablad con transparencia y sin tapujos. ¡La verdad por delante! Decidle a vuestra amiga que va feísima porque la falda da pena…No le digáis a vuestra amiga lo que quiere oír...¿Qué podéis estropear la amistad hablando así? …Eso es un error. Una falacia. Es un esquema mental femenino que viene de la tradición y las costumbres en un entorno machista.

¡Liberaros de una vez! Os tenéis que liberar mentalmente; y eso tampoco es acostarse con todo el mundo, o todos los tíos que están buenos; por ejemplo…
Escribiré otro texto, en breve, sobre la autentica liberación de la mujer. Lógicamente desde mi perspectiva. Pero más adelante. Más adelante. Sino me quitan este blog. Este tablón de anuncios digital.

También, otro día, continuaré con mi visión particular sobre los amigos de mis amigos. Ese asunto es espinoso y suele generar relaciones o no. Pero dejo esas reflexiones, sobre los amigos de mis amigos, para otro día en que no sea la Feria de Abril en Sevilla. Entorno rico en estas relaciones que, sinceramente, se agradecen por su frescor e intensidad.
Un abrazo a L y otro a LL.

5 comentarios:

  1. en estos tiempos de crisis y de lideres iluminados que tratan de dirigirnos como borregos cuanto se agradece el soplo freco y pensamiento libre y realista del blog de don alberto real

    ResponderEliminar
  2. Alberto Real es un gran escritor y una magnifica persona.Gran amigo de sus amigos y amigas.que gran locutor de radio se esta perdiendo España.Analista fino y clarividente de la realidad actual.Cuantas mujeres lo desearían por marido.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/6/09 9:20

    Interesante tema y mejor exposición del mismo! Qué decirte, nuestras reacciones son tan extrañas a veces que no vale todo para la misma situación. Tampoco se puede decir la verdad siempre, cómo le decís a una novia que su traje es horrible cuando ella está disfrutando ese momento único en su vida! Y a tu parejita de amigos que su recién nacido es una pasita de uva y para concolarlos agregar,"pero ya se pondrá más lindo" Después de estas tonterías escritas en la fría madrugada de Bs.As. te mando un abrazo. Encantada de conocerte

    ResponderEliminar
  4. Siempre puedes practicar la omisión de tu opinión o tu comentario sobre un asunto aspero que puede molestar a un amigo.
    A veces es cuestión de como enfocas el comentario de turno.
    ¡Tu pequeño parece una uvita!
    O algo así.
    La franqueza siempre es un buen deporte.

    ResponderEliminar