22 de abril de 2009

El Cerdo en su Pocilga.

Lo que voy a contar hoy es una pequeña historia resumida de mis actos más recientes. Puede parecer un absurdo pero esta lleno de transparencia. Lógicamente desde mi perspectiva.
Antes de continuar quiero comentar a todos los que me quieren o aprecian que no se escandalicen por estas palabras, ideas o comentarios.
Más bien les pediría, a todos aquellos que me quieren o aprecian y son muy sensibles, que no sigan leyendo porque puede que les moleste mi falta de decoro y mi imprudencia
. No tengo tanto miedo como antes, ha fallecido en parte, y es posible que quiera llamar la atención. Lo dejo a su libre interpretación. Desde mi punto de vista solo quiero hacer temblar todas las bases de las ideas que nos han enseñado, y hoy voy a vapulear unas cuantas ideas morales y éticas.

La cuestión es que estoy haciendo un montón de "amigas" en el barrio. Y es posible que me denuncien por ello. Cuando conscientemente mi único propósito es disfrutar de una mujer bonita sin protocolos ni arabescos. En cierta forma les he declarado la guerra verbal a las mujeres que he ido conociendo.
¿Misoginia?
Es posible. En este texto hablo de libertad y sexo. Me va a costar seguramente caro pero no voy a dar nombres para preservar la intimidad de las mujeres a las que ofendo. Puede que me cueste la soledad el resto de mi vida, pero lo asumo.Todo tiene un precio si la justicia inmanente existe.

Acepto y deseo la igualdad de derechos de la mujer y del varón. Este texto no va de machismo ni nada por el estilo. Simplemente va de las elucubraciones de un varón impresentable, verborreico, enfadado y directo.
Un imprudente que esta atacando los límites del concepto intimidad, el concepto de orgullo, el concepto de deseo, el concepto de ansiedad, el concepto de paciencia, incluso un día embestiré el concepto de amor…O sea todos los conceptos posibles que suponen, mayoritariamente, poner la casa patas arriba. Esa casa llena de miedos en que vivimos. La vida que nos han enseñado nuestros padres con la mejor de las intenciones.

Soy un hombre que tiene ganas de observar el destape de una mujer que no se dedique a eso… O sea ,una novel a la que tenga cariño o aprecio.
Es posible hasta que me anulen el Blog, o me quiten de otro en que colaboro. Puede que así ocurra por ser políticamente incorrecto. Y demostrar públicamente que soy un poco cerdo; al menos eso me han dicho.
Lo aceptaré, que remedio me queda, y continuaré escribiendo en un cuaderno de papel con un portaminas o un lápiz cuando no me dejen escribir aquí o en otro soporte parecido.
Entonces aceptaré que me escuche el grafito sobre una hoja en blanco. Aceptaré eso hasta que me canse de escribir sobre algo, sobre alguien, sobre el mundo ,o sobre mí mismo, en mi condición de hombre franco y sin rincones.


No tendré más opción, si se me anula socialmente, que aceptar dicha anulación por desequilibrado, salido, cerdo, loco, guarro,…Todo aquello que se les ocurra a los que me tienen miedo; o a las que me tienen miedo, asco o me insultan.
Miedo porque hablo y escribo lo que nadie se atreve a redactar (bueno, lo que pocas personas no se atreven a decir).
Miedo porque escribo aquello que pienso y deseo para que quede constancia de cómo somos realmente y el montón de miedos y contradicciones que padecemos todos los humanos; y yo como escritor el primero.
Es una actitud donde demuestro que estoy peleado con el mundo en que vivo en muchos mas sentidos de los imaginables.
¿Seguro que estoy trastornado? O, más bien, ¿Estoy harto de tanto montaje y apariencia?

¡Tengo miedo a que me hagan daño!
¿No conocen esa expresión?
¿Les suena?
De repente, por ser franco y sincero, soy un acosador.
Soy un peligro.
¡Soy una amenaza!
¿Soy lo que los otros piensan que soy?

Ten cuidado porque ese tío esta loco.
O
¡Cuidado! Ese es un bocazas.
Y encima está aburrido.
Huuuuuu
¿Estaré más anulado todavía después de esto?

Acaso no puedo escribir que el aislamiento que llamamos intimidad es, en muchos sentidos, una falacia.

¿No se trata más bien del tiempo para uno mismo o una misma?
Que de lo que ocurre dentro de ese tiempo.

En fin después de escribir esto
Hasta es posible que me deshereden.

¿Cómo puede luchar uno contra los molinos de viento?
De ninguna manera. Estoy seguro que acabaré más desacreditado todavía.
No me importa.

Saben ¿Por qué?

Porque estoy atacando el concepto de intimidad y, en consecuencia, soy odioso para los demás. Bueno, para las demás. Y ahora entenderán cuanto.

Siempre he sido tremendamente sincero con las mujeres cuando he hablado. Pocas veces he dicho lo que querían oír. Uniendo eso al hecho de ser un hombre normalito y enemigo de entrar a las mujeres, aunque si de observarlas desde cerca u olerlas, es normal que sea soltero.
Hay más razones que publicaré, si las circunstancias no lo impiden, en un libro cuyo nombre no esta claro aún; pero trato como“proyecto esperpento”.
Como consecuencia de todo esto las ocasiones en que he estado con mujeres practicando sexo, con cierta profundidad, he tenido que pagar. Así de claro y sencillo. Y el “Proyecto Esperpento” trata de cómo he llegado a eso; porque yo antes no era así.
Así pues y siguiendo la línea de este tema tan escabroso y delicado, según nos han enseñado en nuestra cultura, tuve una necesidad. Desde fin de año no veo una mujer desnuda así que envié el siguiente mensaje a una amiga que hace tiempo y en condiciones relajadas, tomando copas y demás, dijo, seguramente en broma, que se acostaría por dinero.
Ni corto ni perezoso anoche le envié el mensaje siguiente, después de varios días dándole vueltas al tema, a esta examiga (desde hoy mismo) y vecina (que me odia o va a ignorarme):
“Hola O. esto no es una broma. Como Medusa no me puede ver tengo una propuesta para ti. Necesito ver un cuerpo de mujer. Solo un destape. Tu estas soltera y estoy dispuesto a pagar. Un beso.”
Minutos después, para aclarar más mis intenciones, le envío este otro:
“Desde que no veo a Medusa estoy falto de cariño. Soy un hombre pacifico con algo de pasta. No te ofendas pero tus pechos son generosos y necesito olvidar a Medusa. Un beso. Suelo estar despierto hasta las dos de la madrugada.”

En mi absurda configuración de las cosas, o ilusión según se entienda, pensé unos minutos que vendría a mi casa, tomaríamos vino juntos y la vería desnuda porque, últimamente, me están gustando las mujeres con un poco de sobrepeso. Pero eso solo era en mi mente. A los pocos minutos recibo este mensaje suyo:
“Eres un cerdo yo no soy cualquier tía, no te pases mas, creía que eras otra persona.”
Mi primera respuesta inmediata, ante su sinceridad y franqueza ofendida, es:
“Gracias”
Y al poco tiempo un mensaje un poco más largo:
“Tengo que reconocer que soy un cerdo. Es cierto. Pero se me ve venir. Mi pocilga se ve desde lejos. Sabes me he pasado sin mojar mucho tiempo por razones éticas. Solo te he pedido un striptis porque estoy falto de cariño. Solo eso. Acabaré recurriendo a profesionales. Y no debería ofenderte mi claridad. Soy un hombre transparente. ¿Sabes cuanto me costo, y me esta costando emocionalmente, Medusa? Noches de insomnio. No creas que lo estoy pasando bien, tu misma dijiste ¡Estas mal! Y es verdad. Pero solo soy palabras claras. No te ofendas. Solo se trataba de un destape. Como te he dicho antes: Nací lechón y moriré cochino. No volveré a hacerte propuestas de este tipo. Un beso y buenos deseos.”

Así deje el tema aparente y teóricamente resuelto pero esta mañana estaba desayunando en el bar que frecuentamos los dos. Estaba desayunando muy seria. En medio del bar, cuando ella ha terminado de desayunar y salía del local, se ha acercado a mi y me ha dicho públicamente.
-¡Deja en paz ya a la mujeres! ¡No envíes más mensajes! y ¡A mi no me hables! Hola y adiós.
- Vale, vale (solo he podido decir eso y he pensado con miedo #esta tía tiene coraje y me puede hacer daño #)

No me ha amenazado, de momento, con denunciarme. Pero ¿Qué pasa si lo hace?
No soy un hombre violento.
Soy un hombre que habla de contradicciones y gusta de poner las cosas patas arriba.
Solamente eso.¿Es eso un peligro?
Para mi no. Pero posiblemente de miedo.
Miedo a los demás y, sobre todo, a las demás.


¿Miedo?
¿Si el que tenía miedo era yo?
Y sigo teniéndolo…
Pero me he vuelto más descarado.
Me he hecho un hombre más ácido
Buscando el límite a las cosas más asumidas
De nuestro día a día.

Ven ustedes.
Soy, más bien, un hombre políticamente incorrecto además de borde, salido,egoista y cerdo.
Tan sencillo como eso. Y si soy un cerdo es porque me gustan las mujeres y la cerveza (el vino pasó a la historia).
Al enviarle esos mensajes probé suerte pero estaba fuera de contexto porque tomando copas no habría tenido tanta importancia. En un entorno de jarana y diversión simplemente me habría dicho que no sin ofenderse.

Resulta que es probable que sea considerado un acosadorporque soy un hombre que habla y escribe sin tapujos.
¿Por qué miedo al hombre que habla y escribe?Bueno…Más bien al hombre que escribe…
¿Por qué?
Porque muchos piensan que criticar a las mujeres, en estos momentos que vivimos, es un peligro y una provocación.
¿Seguro?

No quiero redundar pero tengo otro texto en este blog al respecto de la mujer liberada. Léanlo si quieren. Y en ese texto hablo de igualdad. Auténtica igualdad basada en la diferencia necesaria de sexos.

¡Es el momento de la autentica liberación!
Hablen. Escriban. Piensen.Sean coerentes y no mientan tanto.
¿Este es el mundo que nos ha tocado vivir?
¿No podemos cambiarlo?

Ahora que estoy tomando parte activa en la crítica a casi todoEmpiezo a ser un mal hombre.
¡Que casualidad!

Saben lo que sucede.
Es muy sencillo.
¡La mierda salpica!

14 comentarios:

  1. Te pienso demandar. Que lo sepasss.

    ResponderEliminar
  2. Alberto para alante como los de Alicante. A lo hecho, pecho y sin arrepentimientos, y sigue con esas dosis de transparencia, que tanto nos gustan a tus lectores habituales.

    En cuanto al comentario de la demanda, ni caso. Sigo con otro refrán más. En la virtud de pedir está la de no dar, y no haces nada malo por eso. Eso sí, como dices, es algo políticamente incorrecto, pero el que se pique ajos come.

    Después de estas dosis de refranero, sigue en la brecha o en la pocilga, como prefieras llamarlo.

    ResponderEliminar
  3. Yo se de amigos que han tenido suerte en ese tipo de proposiciones, pero Alberto tu fallo fue ofrecer dinero. Si le hubieras puesto un poco más de la gracia que tu tienes y nada de pasta a lo mejor hubieras tenido más suerte, o se lo habría tomado de otra manera.
    Un saludo y animo

    ResponderEliminar
  4. Hazte unas pajas mientras aprendes a escribir, verás como se te pasa so merluzo.

    ResponderEliminar
  5. Si supieras escribir...serías otro.

    ResponderEliminar
  6. ¡que pretencioso! Tambalear la moralidad con tan poca cosa.

    ResponderEliminar
  7. Ahi, ahi...a por las gordas colega, que son mas cariñosas

    ResponderEliminar
  8. Pues yo veo originalidad.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo26/4/09 3:26

    el mundo cada vez tiene mas maricones y mas gilipollas como tu. aprende a ser un hombre subnormal

    ResponderEliminar
  10. eres un hombre de talante y quiero que estes en el ministerio de igualdad por tu gran liderazgo entre las feministas.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4/5/09 16:20

    Si, el mundo cada vez tiene mas maricones,mas gilipollas y sobre todo mas cobardes como el que denuncia todo esto un poco más arriba.

    ResponderEliminar
  12. Porrompompollo6/5/09 16:31

    Coherente se escribe con "h", Alberto Real.
    Y por cierto, los textos no están mejor escritos mientras más adjetivos uses, todo lo contrario, además hace que sean muy farragosos de leer.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo6/5/09 16:36

    Hazte unas pajas chaval, veras como se te pasa.

    ResponderEliminar
  14. Joer, la realidad siempre supera a la ficción.
    Ofensa a las féminas?. Las palabras pueden ofender, y mucho, pero más puede ofender la indiferencia ante las situaciones anecdóticas.
    Sigue escribiendo, no te cortes.
    Un saludo desde lebrija, A ver cuando te animas a venir. Por cierto tenemos fiesta en un campo el sabado por la noche... Apuntate.... y cambia de aires...

    ResponderEliminar